Skip to content

Causas de la fascitis plantar

prevenir

¿Causas de fascitis plantar ?

La fascitis plantar es más comúnmente causada por una lesión por esfuerzo repetitivo en el ligamento de la planta del pie. Tal lesión por tensión puede deberse a correr o caminar excesivamente, a tener un engranaje inadecuado en el pie y a saltar desde el aterrizaje. La fascitis plantar también puede ser causada por ciertas enfermedades, como la artritis reactiva y la espondilitis anquilosante.

¿Qué causa el dolor en el pie?

Un esguince del pie o el tobillo se produce cuando los ligamentos que mantienen unidos a los huesos se sobreestiran y sus fibras se desgarran o estiran demasiado. La flojedad de los ligamentos en las articulaciones del pie puede provocar dolor y deformidad crónicos en el pie. El sobreesfuerzo repetido de la misma estructura del pie puede causar:

  • Fracturas por estrés
  • Tendinitis
  • Fascitis plantar
  • Osteoartritis aguda y crónica

Tiene una mayor incidencia entre los atletas, especialmente los corredores, ya veces se lo conoce como “el talón del corredor”. Un estudio retrospectivo 2002 de lesiones en carrera descubrió que el 7.8 por ciento de las lesiones eran fascitis plantar; y la condición clasificada como una de las cinco lesiones de carrera más comunes.

¿Hay factores de riesgo para la fascitis plantar?

La fascitis plantar generalmente se desarrolla sin una razón específica, claramente identificable. Sin embargo, hay una serie de factores de riesgo que pueden aumentar su riesgo de fascitis plantar, que incluyen:

Obesidad o aumento repentino de peso

El exceso de peso puede dañar la fascia plantar, por lo que es menos capaz de absorber los golpes, lo que puede provocar dolor en el talón. Hasta el 70 por ciento de los pacientes con fascitis plantar son obesos. También parece haber una fuerte asociación entre el aumento del índice de masa corporal (IMC) y la fascitis plantar en los no atletas. El embarazo también aumenta su riesgo al aumentar el peso colocado en los pies.

Demasiada presión sobre los talones

Las personas que caminan con frecuencia, corren o tienen que estar todo el día en el trabajo a veces tienen este problema. Ciertas ocupaciones que implican pasar la mayor parte del trabajo horas caminando o de pie, como los trabajadores de la fábrica y los maestros, están más probablemente asociados con el daño a la fascia plantar. Los estudios han demostrado que el estiramiento y la rigidez excesivos del tendón de Aquiles pueden llevar a un sobreentrenamiento de la fascia plantar.

Anormalidades del pie

Las personas con sobrepronación o pies planos (también conocidos como arcos bajos o caídos) corren un mayor riesgo de fascitis plantar debido a que las plantas de los pies tocan el suelo cuando están de pie. De manera similar, los arcos muy altos (pie cavo) aumentan el riesgo porque se aplica una presión excesiva sobre el talón y la punta del pie cuando se está de pie o caminando. Una marcha inusual para correr o caminar también puede aumentar la presión y la tensión en la fascia plantar.

Diabetes y artritis

La fascitis plantar y el aumento del grosor del tendón de Aquiles se han asociado con la diabetes. No se conoce el motivo exacto por el que la afección es más común en personas con diabetes. Algunos tipos de artritis, como la artritis reumatoide, la artritis psoriásica, la espondilitis anquilosante y la artritis reactiva (también conocida como síndrome de Reiter), pueden causar inflamación asociada con la fascitis plantar